12 sept. 2010

¿Existe un precio justo para el agua?

Posted on 15:57 by Eleniux

Con al menos 94% de ríos y lagos contaminados, la sobrexplotación de 102 acuíferos, la desaparición de cinco lagunas y 38 ciudades con problemas serios de abasto de agua potable, México enfrenta una crisis de escasez del líquido que ya amenaza el desarrollo de ciertas urbes y ha generado conflictos sociales. La ubicación de 77% de la población en las zonas áridas y semiáridas; 11 millones de personas -sobre todo del campo- sin agua potable; el desperdicio de al menos 50% del líquido, y alrededor de 70% de aguas residuales sin tratamiento son algunas de las características que delinean el espectro nacional del agua. Paralelamente, México se ha convertido en el segundo consumidor de agua embotellada en el mundo.

 

Las políticas nacionales dan pauta a la privatización del manejo del agua, en la cual participan 10 trasnacionales que controlan 5% del mercado mundial, y 70% está concentrado en las empresas francesas Suez y Veolia, lo cual da idea de la magnitud del comercio de agua embotellada. Esto da pie al debate sobre si el agua es un bien público y derecho humano, o una mercancía.

 

En los últimos 10 años el negocio del agua embotellada se convirtió en unos de los más dinámicos del país -con crecimientos de dos dígitos-, que lo llevaron a consolidarse como el segundo mercado del mundo, superado sólo por Estados Unidos. Según especialistas e industriales, entre las razones del mayor consumo del agua embotellada en México destaca la pobre calidad del líquido, el mayor interés del consumidor por productos más saludables, la desconfianza en las redes de distribución y el impulso de las novedosas campañas publicitarias y nuevas presentaciones.

 

Según la información de la Asociación Nacional de Productores y Distribuidores de Agua Purificada (ANPDAPAC), en México hay casi 6 mil compañías productoras de agua, de las cuales 10 son consorcios, 150 son empresas grandes, 300 son medianas, 600 son pequeñas y 5 mil son microempresas. De las 5 mil microempresas que operan en todo el país, según el director de la ANPDAPAC, Gabriel Alcalá, 50% son "llevaderos" que operan de forma irregular y que surten garrafones a precios muy bajos en colonias o fraccionamientos; no obstante, el contenido de este tipo de agua es de dudosa calidad. Por segmento, el agua envasada tiene 24% del mercado, es decir, que equivale a mil millones de dólares, pero el gran fuerte es el garrafón, con 76% del sector, es decir un valor cercano a 3 mil millones de dólares.

 

En México las marcas más fuertes son Danone con Bonafont, Coca-Cola FEMSA con Ciel y Electropura, con su presentación ePura. En el segmento de garrafón, Electropura domina el mercado, pero Bonafont intensificó su presencia en los últimos meses. Esto explicable desde el hecho de que la gente consume más agua, en detrimento de los refrescos, que tienen crecimientos muy planos de 2% a 3%, mientras las aguas repuntan cada año hasta 15%.

 

Pese a que el negocio de agua embotellada lleva por lo menos una década con un dinámico comportamiento, que le permitió a México ubicarse en 2004 como el segundo consumidor más importante del mundo según un estudio de Earth Policy Institute, las expectativas de negocio continúan siendo favorables para las embotelladoras nacionales y extranjeras, que incluso recurren a la importación de la bebida.

 

Aunque en América Latina se encuentra 46% de las reservas acuíferas, el déficit en el tratamiento de aguas residuales es de 88%. En México se limpian 32% de las descargas de aguas residuales municipales y 26% de las industriales, es decir, el rezago es aún severo. Alrededor de 25 millones de mexicanos que radican en 23 ciudades enfrentan una disponibilidad extremadamente baja de agua, de acuerdo con los parámetros de la Organización de Naciones Unidas, y la mayoría de las ciudades de más de 50 mil habitantes se ubican sobre acuíferos sobrexplotados.

 

Considerando que el Salario Mínimo General por Área Geográfica en Pesos Diarios para el 2010 (STPS, 2010) es de $57.46 para el área A, $55.84 para el área B y $54.47 para el área C, y tomando como caso de estudio una de las 3 marcas principales de agua embotellada en México, Electropura en su presentación ePura, tenemos que el precio del agua embotellada es de $22.00 en su presentación de 10.1 L.

 

Tomando en cuenta que una persona debe consumir en promedio 3 L de agua diarios, y considerando que cada cabeza de familia tiene en promedio 3 dependientes económicos, se tendría un consumo diario de 12 L, lo cual significa 1.19 botellas al día; un gasto de $26.18 al día. Para una persona residente de alguno de los municipios pertenecientes al área geográfica C, esto representaría el 48.06% del ingreso familiar dedicado exclusivamente al agua de consumo humano, sin tomar en cuenta el agua de servicios sanitarios; éste porcentaje es extremadamente elevado.

 

El acceso a la seguridad química y biológica del agua de consumo humano que ofrecen las grandes embotelladoras en el país se vuelve prácticamente imposible para los sectores más marginados, que a la vez, en su gran mayoría residen en zonas con baja eficiencia operativa de agua potable, alcantarillado y saneamiento. Surge una imperiosa necesidad de desarrollar tecnologías alternativas que ofrezcan seguridad química y biológica a los consumidores de agua potable, que abastezca agua para consumo humano bajo las condiciones establecidas por las normas mexicanas vigentes, y que a su vez representen ahorros económicos, además de ser ambientalmente amigables. ¡A trabajar!

No Response to "¿Existe un precio justo para el agua?"

Leave A Reply

¿Algo que decir? No sólo leas