3 jul. 2010

Aliada enemiga

Posted on 18:10 by Eleniux

Seducción, inocente palabra para tan peligroso propósito. Inocente y peligrosa desde el hecho de que el sonido que se emite al pronunciarla es suave, agradable, elegante, seductor. Seducir es un acto natural, que se adapta y permanece, que fluye y evoluciona. Es todo un arte, que requiere disciplina y fidelidad.

¿Por qué mientras a algunos les es tan difícil conseguir lo que quieren, para otros es mucho mas sencillo?  Pero la seducción siempre lleva consigo un riesgo, implica peligro; a final de cuentas, nunca deja de ser un engaño.

Claro, cuando algo sale mal, pensamos en frases como: me caso mañana pa amarrarlo; ¿Por qué es tan difícil tirarse una vieja?; si prefiere comer carne de cerdo… 

En lugar de maldecir, deberíamos analizar que muchas veces es mejor no conseguir aquello con lo que nos encaprichamos, pues tendremos atención y energía absoluta para obtener lo que realmente deseamos. ¿Es en verdad preferible que la seducción esté de nuestro lado? Bien utilizada puede ayudarnos a conseguir casi cualquier cosa, pero si no sabemos cómo manejar, puede convertirse en herramienta de suicidio.

En un encuentro casual, dos personas utilizan sus mejores movimientos para seducirse mutuamente y una vez que se sienten triunfadores de un evento de antemano ya ganado, ensalzan sus encantos y forjan una seguridad efímera de su persona que se derrumba al primer soplo de infortunio.

Seducir también provoca malas interpretaciones a aquellos que no la conocen suficiente, provocando desilusiones y en muchas ocasiones, derrotas irremediables.

Es verdad que seducir es divertido, atractivo, provocativo, pero no debemos basar la seguridad, los logros, las relaciones, en la seducción; aprendamos a disfrutarla sin salir heridos. Para ello, basta con no basar nuestro destino en ella-

No es muy buena idea conseguir un trabajo, un negocio, un noviazgo, una aventura, un matrimonio ni cualquier plan a largo plazo basándonos en la deseada seducción, pues al menor soplo de viento, todo puede derrumbarse y provocar daño en la caída.

Aprendamos a distinguir lo valioso de lo casual y dejemos al margen el juego y el engaño. Aun cuando parezca mucho mas divertido e interesante seguir en el juego, a lo largo del tiempo lo efímero se esfuma; no te quedes con las manos vacías por la seducción. La sinceridad, la lealtad, la pasión y la constancia también pueden ofrecernos diversión, además de satisfacciones mayores y acercarnos un poquito mas a la felicidad.

No Response to "Aliada enemiga"

Leave A Reply

¿Algo que decir? No sólo leas