16 jun. 2010

La importancia de ver a los Pixies

Posted on 12:52 by Atorado


En 2001, una banda llamada The Strokes entraba al estudio a grabar su primer disco: Is this it?, este álbum se convertiría en un parteaguas generacional y la banda misma se volvió una referencia obligada en la cultura pop del siglo XXI. Un referente que hasta el momento sigue, no sólo en cuestión musical sino en diferentes aspectos: moda, actitud ante el mainstream, actos en vivo. El productor elegido por la banda en un principio era Gil Norton, productor del Doolitle de Pixies quien después fue cambiado por Gordon Raphael. El sonido crudo y las canciones sin procesamientos inecesarios de los neoyorquinos hizo historia y su influencia fue tal que en este momento se espera su próximo álbum y respectiva gira, pero este artículo es de un tiempo anterior y de otra banda.


En 1995, The Smashing Pumpkins lanzaban un disco doble, que se balanceaba entre la ruidosidad y crudeza del rock en la expresión que en los noventa alcanzó y las melodías elaboradas y acercamientos a la estructura pop que hicieron de Mellon Collie and the Infinite Sadness el álbum que definiría la segunda parte de los noventa y que aumentaría el ego de Billy Corgan; él y su compañero James Iha, decían que esa combinación de melodías y ruido eran una influencia de una banda que cambió el concepto de rock pop: Los Pixies, y la influencia puede apreciarse musical y líricamente, pero este artículo es de un tiempo anterior y de otra banda.

A principios del 91, Kurt Cobain mostraba una maqueta a sus compañeros, ésta sería una canción incluida en un disco llamado Nevermind. Después de tocarla y una otra vez, bajando el ritmo y añadiendo ritmos de batería la canción fue terminada. Cobain dijo entonces: "esto suena tanto a los Pixies, que los fans la odiarán". La canción era Smells like teen spirit. En una entrevista posterior Cobain dijo que buscaba hacer la mejor canción pop, para lo cual debería copiar a los Pixies y su sentido de ser ruidosos y tranquilos al mismo tiempo (F. David, Rolling Stone, 1994). El riff de esa canción hizó que ésta se convirtiera en un himno generacional e iniciara un movimiento que marcó por completo la primer década de los noventa, permitiendo que las bandas citadas anteriormente alcanzaran los logros que tuvieron, pero este artículo es de un tiempo anterior y de otra banda.

A finales de 1988, con una simple mezcladora de 24 canales, y 40,000 dólares de presupuesto, Black Francis, Kim Deal, Joey Santiago, y David Lovering entraron al estudio de grabación para terminar algunas canciones que en gira habían tocado, la música era melódica y simple, con progresiones básicas de acordes en la guitarra y riffs sencillos en el bajo; las letras surrealistas, ambientales y existenciales. El resto es historia.

En 2003, NME declaró a Doolitle como el segundo album más influyente de todos los tiempos, ha sido punto de referencia para el rock desde entonces, el 17 de octubre, Los Pixies tocarán completo el Doolittle en el Teatro Metropolitan; pondría el link para conseguir boletos, pero estos están más que agotados. Ese día podremos ser testigos, por un momento, de lo que marcó el rock en los noventa y permitió que ese género como lo conocemos sobreviva.

Es paradójico que un álbum que salió en la decada previa sea tan influyente en la siguiente decada, pero no es la primera vez que pasa: Doolittle es a los noventa, lo que Velvet Underground and Nico fue a los setenta.






No Response to "La importancia de ver a los Pixies"

Leave A Reply

¿Algo que decir? No sólo leas